“La única compañía que he visto evolucionar con convicción real es Flor de Caña”

Glason Glaser La Isla Network
© Tom Laffay

Rumporter: En 2018 publicamos en la revista una larga historia inspirada en gran medida por su trabajo sobre la enfermedad CKDu en Nicaragua. Nuestros hallazgos no absolvieron completamente ni al Ingenio San Antonio ni a SER, el propietario de Flor de Cana, por haber tardado demasiado tiempo en ocuparse del problema. Justo antes de que publicaramos el reportaje, usted hizo un acuerdo con ellos (la Iniciativa Adelante) y se sentía muy optimista al respecto. ¿Puede detallarnos qué ha sucedido durante estos últimos meses?

Jason Glaser: Desde nuestros primeros contactos, las cosas han cambiado radicalmente. Ahora tratamos diariamente con la gente del Grupo Pellas y estamos trabajando conjuntamente en la iniciativa Adelante. La iniciativa Adelante tiene como objetivo enfrentarse a la epidemia de CKDu en la industria azucarera y más allá. Pone a colaborar a personas de la industria, la investigación, los bancos de desarrollo, las empresas certificadoras y los productores para proteger a todos los trabajadores que se enfrentan a malas condiciones de trabajo en climas cálidos. Ahora estamos utilizando el Ingenio San Antonio, los proveedores de melaza para Flor de Caña y otros rones, como un laboratorio donde abordar prácticas laborales relacionadas con el calor y el CKDu.

La Isla Network, nuestra ONG, tiene un importante papel en la gestión de la investigación y la creación de materiales de evaluación e implementación basados ​​en esa investigación. La fábrica proporciona el espacio para el trabajo, y tanto sus equipos de salud y seguridad ocupacional (OSH) como el de dirección están trabajando con nuestra gente para llevar a cabo el trabajo, proporcionando información y acceso a los datos. La Asociación de Productores de Azúcar de Nicaragua está convenciendo a otros productores para que adopten lo que estamos aprendiendo. Bonsucro ejerce este papel a nivel internacional y utiliza nuestros hallazgos para actualizar sus requerimientos y obligar a las empresas a prestar más atención a la salud. La financiación proviene principalmente de la Corporación de Inversión Alemana (DEG), el Ministerio de Cooperación Económica de Alemania (BMZ) y la Fundación Stavros Niarchos, que nos ayudó a arrancar el proyecto. La visión de las instituciones alemanas es que lo que aprendemos se puede adaptar a otras geografías e industrias afectadas por el calor y CKDu.

Si alguien me hubiera dicho que estaríamos aquí con la iniciativa Adelante hace dos años, me habría ido corriendo y llamado a las autoridades para avisar de que un loco andaba suelto. Sin embargo, hemos superado todas las expectativas. Hay mucha confianza entre todas las partes y una creencia compartida en que todo lo que descubramos lo enfrentaremos juntos. No importa lo complicado que sea o cuán inconvenientes puedan ser los resultados a corto plazo. Los ojos están en el premio, y ese premio es un sistema con el que evaluar, mejorar y validar las prácticas de trabajo que conducen al CKDu. Lo que encontramos en el primer año es que el verdadero culpable parece ser el estrés por calor causado por una gran carga de trabajo. No estamos viendo ninguna prueba de que las toxinas tengan nada que ver. Lo que estamos observando es que personas que están a metros de distancia en el mismo campo y que tienen las mismas condiciones excepto la intensidad de su trabajo acaban de formas diferentes. Los que trabajan más duro tienen 12 veces más probabilidades de tener daños en el riñón que los que desarrollan un trabajo más ligero aunque estén cerca de ellos.

Lo que diferencia este trabajo de otros es que nuestro enfoque se centra en la mitigación de riesgos, no solo en ser académicos e identificar la causa. Si bien es importante identificarla, creemos que la mitigación del riesgo es el asunto más apremiante y que proporcionará una mayor comprensión de las causas fisiopatológicas específicas de la enfermedad. También concierne a los afectados y a los que tienen condiciones fisiopatológicas similares. Hasta ahora, nuestro enfoque poco ortodoxo está funcionando. Cuando hay tanto en riesgo, hay que enfocar la energía en proteger la salud de los afectados, no en tu carrera. Dada la importancia que tiene el calor en esta enfermedad, está claro que nuestro trabajo tendrá una relevancia global en el futuro, ya que el planeta está en proceso de calentamiento.

Jason Glaser - La Isla Network

 

Rumporter: Nicaragua ha estado bajo una fuerte agitación política en los últimos meses. ¿Ha afectado esto a su trabajo y cuál es su análisis de la situación?

Jason Glaser: No lo ha hecho. Estuvimos allí recolectando datos cuando las cosas se torcieron por primera vez. Sin embargo, tenemos un equipo de campo muy competente y hemos podido capear la situación.

 

Rumporter: ¿Hay algún progreso en el terreno científico o médico para las curas? Nos acaba de enviar un completo estudio científico que prueba que sus primeras intuiciones sobre la causa laboral de la enfermedad eran ciertas. ¿Puede explicarnos este estudio y contarle a nuestros lectores por qué este es un paso tan importante para usted?

Jason Glaser: El CKDu se ha achacado a los pesticidas, a otras toxinas ambientales, a las infecciones y a la deshidratación. Sin embargo, aparte de la deshidratación y, lo que es más importante, el estrés por calor, he visto muy pocas hipótesis razonables al ver qué tipo de población ha sido afectada en estudios epidemiológicos. Esto es válido para Mesoamérica, no estoy seguro de que las epidemias en el sur de Asia sean idénticas. Las personas estaban, y siguen estando, muy en contra de la hipótesis del estrés por calor y la deshidratación, y dicen cosas como: “Siempre ha hecho calor”.

Bueno, los cortadores de caña no siempre han estado trabajando entre 6 y 7 días a la semana, cortando entre 6 y 9 toneladas diarias en el sector de la caña de azúcar en Mesoamérica. Los que estaban en equipos de trabajo en el campo hace 50 años no tenían ese volumen de producción. Desde los años 70, cuando la globalización empezó a asentarse y demandaba un incremento en la producción, la consolidación de la tierra y la sistematización del trabajo, hemos visto que la enfermedad ha ido aumentando constantemente. En el pasado, la mayoría eran pequeños granjeros que trabajaban el campo.

La gente todavía señala a los pesticidas a pesar de que no hay ni un solo estudio que soporte esa hipótesis. Con respecto a la obsesión por los pesticidas, tenga en cuenta que están absolutamente en todas partes, y no vemos esta enfermedad en todas partes. Hay un ambiente muy claro en el que se desarrolla la enfermedad: caluroso, con trabajo duro y con malas prácticas laborales. Ese es su algoritmo. ¡Si usted tiene esas condiciones en su cadena de suministro, más le vale revisar la organización del trabajo y reducir la carga de sus empleados! Y punto.

Otras personas dicen constantemente: ¿Por qué no vemos la enfermedad en este lugar o en ese lugar? Otro tema clave es que los gobiernos raramente ponen en marcha medidas para proteger la salud de las personas afectadas. Han sido invisibles, y todavía lo son en muchos países, y además carecen de importancia a los ojos del estado y de gran parte de la industria. Si consideraran que tienen valor, habría multas por provocar esta enfermedad y se depurarían responsabilidades en las empresas, lo que nos daría una idea mucho mejor de la escala y el alcance de la enfermedad.

Luego hay personas que dicen: “¡Pero la enfermedad no existe en este otro lugar cálido, donde también trabajan muy duro!”. A lo que respondo: “Vuelve a mí cuando tengas un estudio representativo de esa población”. La ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia. Creo que el CDKu ha puesto en una situación incómoda a muchos gobiernos, industrias y representantes de Naciones Unidas. Muestra grandes fallos en el sistema el hecho de que esto se permitiera durante tanto tiempo siendo un problema más general y profundo de lo que nadie quería dar a entender. No es un tema nuevo, sino que se ha ignorado durante mucho tiempo.

Jason Glaser La isla network
© Joe Woodruff – Bonsucro

 

Por ejemplo, el gobierno y la industria guatemaltecos dijeron en una sala llena de gente en una conferencia sobre el azúcar hace solo 6 años en Londres que “el CKDu definitivamente no existe en nuestra industria”. El año pasado, un directivo de una compañía mexicana dijo en una charla: “Nosotros no tenemos esa enfermedad, ¡nuestros trabajadores son demasiado vagos! ¡Beben demasiado tequila!”. Luego se echó a reír, pensando que era muy gracioso. Qué idiota.

Y qué patético fue que estuviera en el mismo panel que Denis de la Iniciativa Adelante y yo, que estamos haciendo un trabajo serio y apasionado por proteger a los trabajadores. Fue una distracción total y completa. Este comentario debería haber sido un motivo de vergüenza para sus socios, pero hemos normalizado este tipo de tonterías. Es más importante ser amable que señalar un comportamiento inaceptable y francamente negligente. No importa que estuviera bromeando sobre campesinos mexicanos “perezosos” que beben demasiado tequila. Qué grosería. Qué persona más ridícula, y sin embargo, fue aplaudido educadamente cuando terminó de decir tonterías. La cortesía por encima de la responsabilidad.

Lo que dijo fue casualmente interesante, porque en la India, donde los cortadores de caña solo pueden cortar dos toneladas al día y la industria está fuertemente subvencionada (y por tanto no tiene que ser tan productiva) no existe la enfermedad. Los trabajadores mexicanos solo cortan tres cuartos de tonelada menos de media comparados con los cortadores de América Central así que me extrañaría que no hubiera rastro de la enfermedad en toda la industria mexicana. He hablado con doctores en México que me han contado que sí existe la enfermedad pero que la dirección de la empresa no les deja tratarla.

Sentarse en estas conferencias y que sus socios (de una compañía multimillonaria) no le digan: “Sabes qué, ese comentario no es aceptable, amigo” y que las personas que sí señalan este comportamiento como intolerable sean vistas como radicales, muestra el camino que queda todavía por recorrer. A veces todo esto es surrealista. Como sociedad consumista, hemos normalizado el hecho de causar daño y muerte a aquellos de quienes dependemos para nuestros productos, y la industria lo ha normalizado justificándolo con algunas afirmaciones no científicas y ridículas. Muy pocos se preguntan: “¿Qué podemos hacer para detener esta enfermedad en la que indiscutiblemente participamos?”. Y en vez de eso, buscan excusas o incluso difaman a quienes están haciendo algo para prevenirla. Tengo que decir que la gente de Flor De Caña / Ingenio San Antonio ha interiorizado la necesidad de un cambio completo, y ha sido algo muy agradable para variar. Simplemente nos ponemos a trabajar, lidiamos con lo que encontramos y seguimos avanzando. Su CEO dice: “Es inaceptable que al producir nuestros productos estemos causando una desgracia”. Es un comentario bastante directo y realmente me gusta Ricardo por eso.

Deberíamos dejar de aceptar excusas de marcas multimillonarias que dependen del azúcar, la melaza y otros productos que provocan enfermedades mortales para producir sus bebidas alcohólicas o refrescos gaseosos. Creo que la prensa debería dejar de obsesionarse con Flor De Caña y preguntar a las otras grandes marcas: ¿Qué estás haciendo para terminar con esto? ¿Por qué no adoptas el mismo enfoque científico para evaluar, solucionar y validar? ¿Por qué eres tan hostil, desinteresado u obstruccionista con respecto a LIN y el trabajo que hacen? Hemos aparecido en los principales medios en los últimos meses, y está claro que a estas personas no les importan los datos o la ciencia. Te aseguro que mi teléfono no ha sonado.

Jason glaser la isla Network
© Joe Woodruff – Bonsucro

En verdad, desearía que las marcas grandes trabajaran con nosotros. ¡Somos gente realmente divertida con la que trabajar si en vez de buscar excusas para no hacer nada piensas en formas de mejorar procesos que tienes absolutamente el poder de cambiar! En general, la mayoría de las marcas han sido impedimentos en vez de ayudas para detener esta enfermedad. Eso tiene que parar. Todavía no estoy dando nombres, ya que espero que se acerquen a nosotros lo antes posible. Pero me preocupa cada vez más que la única manera de que hagan algo es cuando se les amenaza o cuando hay una protesta. Me ENCANTARÍA que me demostraran lo contrario.

Por favor, si está leyendo esto o su director de responsabilidad social corporativa se lo ha enviado y está en el consejo de dirección de una gran marca, tengo una simple petición: aproveche su poder, trabaje con nosotros y ayude a terminar con esta enfermedad. Que poner fin a una epidemia sea su legado. ¿Qué tal si hacemos que algunas compañías de relaciones públicas y abogados sean un poco más pobres y eliminamos de raíz un grave riesgo?

Si alguien tiene dudas sobre el origen de la enfermedad, debe probar este experimento mental. Si tomamos un grupo de 400 personas de las mismas comunidades y en las mismas condiciones de salud y hacemos que 200 trabajen como cortadores de caña, y colocamos el otro grupo de 200 personas debajo de una carpa, exactamente en el mismo lugar y al mismo tiempo, para relajarse mientras se les sirve agua, bocadillos y comidas, ¿cree que verá CKDu en el grupo que está de vacaciones? Si contesta que sí, realmente quiero saber sobre qué base científica está hablando, y me encantaría escuchar sus ideas novedosas, porque no he visto ningún dato que sugiera nada más que una posible excepción de 1 o 2 personas enfermas en el grupo de la carpa.

En muchos sentidos, eso es lo que estamos haciendo en nuestra investigación actual. Estudiamos 4 grupos de personas diferentes, trabajando en la misma fábrica, de comunidades similares o iguales, con el mismo origen étnico, y observamos diferencias en las lesiones renales. En resumen, aquellos que trabajaron más duro tenían muchas más probabilidades de sufrir daños que aquellos que eran supervisores o tenían cargas de trabajo comparativamente más bajas. Esto es importante ya que demostró que incluso las personas hidratadas podrían sufrir daños si trabajaban demasiado duro, durante demasiado tiempo, a altas temperaturas.

Esto nos da una orientación para las mejoras, la hidratación parece ayudar, y eso es algo bueno, pero también hay que mantener baja la temperatura central del cuerpo, y eso significa regular la frecuencia y la duración de los descansos.

La gente a veces pregunta: “¿Por qué no se enferman todos?”. Este es otro ejemplo del pensamiento extraño y no científico que contamina la investigación de CKDu. Tal vez sea porque es un fenómeno “nuevo”, y alguien piensa que puede hacer su carrera como académico estudiándolo, sin embargo, a menudo parece que necesitan aprender todo de nuevo desde cero. Reto a cualquiera a que me diga una enfermedad que no tenga cierto nivel de interacción conductual y / o genética y ambiental y, por lo tanto, variación en el momento en que se desarrolla. Sin embargo, el problema con CKDu es que la mayoría de las personas expuestas a estas condiciones parecen acabar enfermando en algún momento. Algunos enferman antes, otros más tarde. Eso no es tanto un misterio, sino un detalle que hay que estudiar y que puede tener que ver con la genética, con diferencias individuales en la técnica de trabajo o con otros factores. Sin embargo, creo que nuestros datos muestran que si se elimina esa exposición al calor repetido y extremo, hay una gran reducción en la incidencia de esta enfermedad, y ya luego podremos centrarnos en estas otras curiosidades. Centrémonos en salvar vidas mitigando primero los riesgos obvios. Algunos investigadores deberían dejar de imaginarse a sí mismos como héroes y ponerse serios. Vamos a priorizar la salud de la población afectada.

 

 

© Joe Woodruff-Bonsucro

Rumporter: ¿No crees que es ridículo tener que gastar millones y años de trabajo solo para probar lo que parecía obvio desde el principio?

Jason Glaser: Me duele en el sentido de que no debería haber supuesto tanto esfuerzo, fui expulsado de un país, vilipendiado por la industria (se confirma que mi apodo era “el diablo”) y desautorizado activamente por las marcas más grandes, por académicos de alto nivel e incluso ONG. Para que haya habido tanta resistencia a aceptar que el cuerpo humano tiene una reacción adversa al trabajar a la velocidad de un corredor de maratón, 6-7 días a la semana, 6-12 horas al día, a 38 grados centígrados sin acceso a agua o a descanso a la sombra y vilipendiar a las personas que pensaban que esto era inaceptable como se hizo a LIN es una locura. No hay ninguna duda al respecto. Sin embargo, no soy un mártir, todavía soy un luchador, y se necesita un luchador en asuntos como este. Ahora tenemos algunos aliados a través de Adelante que son grandes socios y que también quieren pelear, pero nuestro enemigo es la enfermedad, no los demás.

Es interesante el hecho de que los síntomas se expresen principalmente en el riñón, pero no es raro si nos fijamos en la investigación fisiológica que realiza la medicina militar y deportiva. De hecho, tenemos un documento con hipótesis convincentes que está respaldado por marcadores biológicos relevantes.

El trabajo sigue siendo realmente necesario: lo que estamos haciendo ahora es intentar saber específicamente por cuánto tiempo y con qué frecuencia deben ser los descansos para proteger la salud de la mayoría de las personas en función de su carga de trabajo. Esto ayudará a desarrollar normas que puedan escalarse y adaptarse a otros trabajos y ubicaciones con situaciones similares. De esta manera, el trabajo será lo más viable posible y las personas estarán sanas. Nadie puede afirmar que los trabajadores están seguros si implementan normas deficientes. Al identificar cómo funciona todo esto, estamos demostrando que muchos más trabajadores están afectados y cómo podemos ayudarlos.

 

Rumporter: En 2016 su ONG «La Isla Foundation» cambió su nombre por «La Isla Network» en busca de un mayor alcance. ¿Podría decirnos cómo avanzan las cosas en lo que respecta a la concienciación sobre la enfermedad y las soluciones implementadas en los otros países donde existe?

Jason Glaser: Estamos yendo en esa dirección. Uno de los problemas es que, en lugar de coordinarse con nosotros, muchas empresas, y aún más molesto, las ONG, piensan que pueden hacerlo solos sin aportar rigor científico para asegurar que lo que están haciendo sea efectivo. Peor aún, incluso hay académicos que socavaron activamente nuestros esfuerzos con el fin de conseguir fondos para hacer su trabajo y, de hecho, en algún caso creo que eso ha puesto a las personas en mayor riesgo.

Sin embargo, si superas estos obstáculos, te elevas por encima y encuentras otras personas de mentalidad similar. Tenemos socios maravillosos en la UE, los estados, India, en toda Mesoamérica, Sri Lanka, Singapur. En Costa Rica estamos trabajando con un excelente socio investigador en la Agencia Costarricense de Investigaciones Biomédicas (ACIB) con el interés y el apoyo del Gobierno de Costa Rica. También tenemos excelentes colaboradores en la universidad del país.

Tener socios como la Asociación de Productores de Azúcar de Nicaragua, Bonsucro, y patrocinadores increíbles como DEG y BMZ y la Fundación Stavros Niarchos significa que tenemos vías claras para escalar y adaptar el proyecto a otras geografías e industrias. Llegaremos allí, seguiremos abriendo camino. La gente colaborará con nosotros, incluso a regañadientes, aunque tengan que contarse a sí mismos una historia para hacerlo, pero al final llegarán allí. Tienen que hacerlo.

Rumporter: Uno de los problemas a los que se enfrenta un consumidor que quiere beber de manera responsable es que muchos países y marcas no producen azúcar y, por lo tanto, importan melaza, que es un mercado global libre casi imposible de rastrear. Hemos oído hablar de contenedores que circulan por el mundo y que a veces cambian su destino a mitad de camino cuando su propietario decide vender a un mejor precio en otro lugar. Esto hace que sea muy difícil saber quién está comprando melaza a quién: entre los países productores de ron que conoce (México, Guatemala, Costa Rica, Brasil, Puerto Rico, El Salvador…) cuáles cree usted que deberían hacer un verdadero esfuerzo por mejorar su cadena de suministro y qué marcas?

Jason Glaser: Bueno, si obtiene melaza de Mesoamérica, tiene CKDu en su cadena de suministro, y probablemente también pase en otras geografías, aunque es necesario realizar estudios en Brasil, República Dominicana, Perú, Ecuador, Argentina y Colombia. No piense que se libra al comprar en lugares donde la enfermedad no se ha documentado. Debería ser su trabajo asegurarse de que no esté en su cadena de suministro y no solo evitar las zonas donde ha habido suficientes recursos para demostrarlo…

Si doy un nombre, las marcas actúan como adolescentes ofendidos. Incluso en un caso bastante feo nos quitaron la financiación porque simplemente dije que la marca X no había hecho lo suficiente. Es una locura, y me calumnian y me dicen que lo que hice no fue razonable. ¿En qué manera? ¿Qué prueba tenemos después de 12 años de que ser majo funciona? He visto a ONG que son amables hacer un trabajo deficiente e incluso irresponsable y cantar victoria. Si la gente se sigue enfermando, no es ningún avance.

Permítanme decir esto muy claramente a las marcas: Flor De Caña se ha llevado la peor parte y todos los insultos en torno a CKDu. Pero hoy son, sin duda, el ron más sostenible. Sin embargo, creo que debemos centrarnos en lograr que las marcas de ron se involucren activamente y también las marcas que fabrican los mixers y refrescos con los que se preparan las bebidas de ron más famosas. Deben tomarse en serio la protección de las personas que hacen posible sus productos, y Adelante tiene la puerta abierta para hacerlo juntos.

Por favor, no confirméis mi sospecha de que lo único que lleva a una compañía a cambiar es una protesta pública y un castigo. Muéstranos que eres serio, únete a nosotros y hagamos una propuesta seria para mejorar las condiciones laborales en tus cadenas de suministro. Ustedes son organizaciones de miles de millones de dólares. Pueden construir oficinas, plantas, adquirir empresas de la competencia y hacer cualquier cosa rápidamente cuando se trata de su interés financiero a corto plazo. Los pasos que se necesitarían para liderar y asegurar que su cadena de suministro esté libre de prácticas laborales abusivas no es nada. En Adelante hay un grupo que le pide directamente que se una, cuyos investigadores en LIN publican en las principales revistas, muestran resultados y han demostrado su capacidad para trabajar con un ex adversario. Algunas marcas probablemente suspiraron aliviadas al ver que toda la atención se centraba en Flor De Caña mientras ellos hacían poco o nada.

Es la hora. Deje de actuar como si fuera aceptable causar miseria para producir alcohol y agua azucarada con gas. Deje de eludir la responsabilidad y asuma su parte. Protéjase de futuros problemas demostrando que cuando tuvo los datos científicos más recientes y los líderes en ese campo le ofrecieron trabajar juntos, lo hizo. Ni siquiera necesitamos mucho de su dinero, necesitamos su apoyo explícito, su influencia y sus contactos. Los trabajadores lo merecen. Así que únase a nosotros y terminemos con esto.

Tengo pocas esperanzas de que esto tenga algún impacto, supongo que surgirán nuevas excusas. Seré calificado como “demasiado apasionado” o esto o aquello. Y en lugar de centrarse en la existencia de una enfermedad mortal en la cadena de suministro que probablemente se puede prevenir, lo convertirán en algo personal y evitarán actuar. Me gustaría estar muy, muy equivocado sobre esto.

Rumporter: Al leer sus informes aquí y allá, cada vez aparece más Bonsucro. ¿Puede explicarnos qué es esta organización y de qué manera pueden ayudar a limpiar la cadena de suministro? ¿Con qué otras organizaciones importantes está trabajando?

Jason Glaser: Bonsucro es la certificación líder de caña de azúcar en el mundo. Debería hablar con ellos directamente. Estamos en su grupo de trabajo para mejorar los estándares y en la junta asesora técnica para asegurar que los protocolos de protección de la salud de los trabajadores sean más adecuados. También apoyamos a Fair Trade USA de manera similar y nos gustaría hacerlo con Fair Trade International. Estamos financiados por la Corporación Alemana de Desarrollo (DEG) y eso proporciona una forma de aumentar nuestro impacto. Trabajamos con varias universidades líderes para realizar la investigación.

Respecto a las certificaciones, si adoptan estándares laborales más apropiados y efectivos, las empresas certificadas tendrán que tratar a sus trabajadores correctamente. Esa es una gran vía para lograr protecciones más amplias.

Rumporter: Una última pregunta. ¿Es usted optimista sobre la evolución de nuestro planeta?

Jason Glaser: Tendría más esperanza si las marcas se tomaran en serio el uso de sus miles de millones para decir simplemente: somos entidades multimillonarias, nos movemos con rapidez cuando tenemos que comercializar un nuevo producto o adquirir otra empresa o entrar en un nuevo mercado. Tengo que ser claro, tratan de mantenerte bajo su control diciendo que si hablas o los nombras, entonces no trabajarán contigo. Entras en una conversación interminable y circular en la que siempre dan excusas por las que no pueden hacer esto o aquello, pero muy raramente hablan de los cambios con impacto real que sí pueden hacer con resultados publicables y medibles científicamente. A veces terminan trabajando con ONG que, en el caso de las protecciones laborales, no exigen algunas cosas básicas para la cadena de suministro, y acaban todos autoengañándose. Entonces, cualquiera que diga que los esfuerzos que están haciendo no están probados o no son adecuados, se convierten en enemigos. El enemigo es la enfermedad. ¿Cómo se vive con semejante paradoja? ¿Callándose y participando del fraude?

Ya estoy harto de ese juego y esa manipulación. Lo que hemos estado pidiendo es totalmente sano, alcanzable y valioso. Solo queremos que los trabajadores no mueran por hacer su trabajo. Si no hay azúcar, no hay bombones, ni refrescos ni ron. Sus miles de millones se ganan con un costo humano que luego debe ser asumido por comunidades y países que no pueden hacerles frente. Esto tiene que dejar de ser visto como correcto y normal. Es un problema fácilmente abordable y posible de solucionar. ¿Por qué no lo hacen entonces?

En realidad, la única compañía que he visto evolucionar con total convicción es Flor De Caña. Ha sido una experiencia maravillosa ver todo lo que es posible a pesar de cómo fueron las cosas la última vez que hablamos. Me gustaría que esto se convierta en la norma.

Quiero ver a estas compañías de miles de millones de dólares moverse con la misma dedicación de recursos y energía para asegurar que dentro de 4 años terminemos con este sufrimiento innecesario, con la muerte de personas que trabajan en sus cadenas de suministro. Tanto si nos compran directamente el material a nosotros o no. Si está en esa botella o barra de chocolate, no creo que a la mayoría de la gente le importe si usted era dueño del campo del que provenía el azúcar, o si lo compró a otra empresa. Francamente, ED y F Man, comerciantes, han hecho más que la mayoría de las marcas en este tema, y ​​espero que sigan teniendo fuerza y la capacidad de impulsar las cosas, sabiendo que los apoyamos y solo queremos que sean lo mejor que puedan en términos de sostenibilidad. Son los que primero hicieron algo al respecto y merecen nuestro respaldo y apoyo.

Mientras tanto, se ha insultado personalmente a quienes trabajamos en esto. ¿Por qué? Debido a que somos impacientes, decimos lo que pensamos, y no creemos que esté bien que las compañías se excusen de lo difícil que es asegurarse de que las personas en sus cadenas de suministro no trabajen literalmente hasta la muerte como está pasando con el CKDu.

Hagan la inversión. No traerá ningún daño importante a su cuenta de resultados, y probablemente pasará todo lo contrario. Hacer lo correcto y contar la historia les garantiza relaciones públicas gratuitas y efectivas. Empatizo con esas personas de las grandes marcas que intentan lograr un cambio. Debe ser frustrante no tener más impacto en el sistema cuando hay tantos recursos y tanto en juego. Pero, para mí, sigue siendo una locura que hayamos tenido que presionar sobre el CKDu durante 12 años, es inaceptable, las marcas solo necesitan dar un paso adelante y garantizar la seguridad y la salud para aquellos que fabrican los productos clave en sus bienes de consumo. Básicamente, dejemos de llamar radicales a las personas que hacen esta pregunta razonable y de dar excusas para no poner sus medios como empresa en resolver estos desafíos. Por mi parte, estoy mucho más feliz ahora que parece que estamos en el buen camino para lograr esto. Pero no voy a ser paciente. La gente está literalmente muriendo y no tiene tiempo para que seamos demasiado amables o educados, especialmente cuando lo que pedimos y lo que hacemos es tan razonable. La puerta está abierta de par en par. No les vamos a juzgar por acciones pasadas. Estamos en el presente. ¡Así que entren y pongámonos a trabajar!

 

No Comments Yet

Comments are closed

L'abus d'alcool est dangereux pour la santé. À consommer avec modération.
X
Secured By miniOrange preloader